BiotecnologíaInnovación

De grasa blanca a parda con un nanofármaco

Por septiembre 20, 2017 No hay comentarios
NANOFARMACO_GRASAS_MARIA_IRANZO_BIOTECNOLOGIA

Hoy quiero hablaros de otro maravilloso avance la ciencia, esta vez con el objetivo de mejorar enfermedades como la obesidad o la diabetes (De la cual ya os hable en su día). ¿Cómo? Transformando la grasa blanca en grasa marrón o parda con la ayuda de un nanofármaco.

Así que empezaremos por el principio:

El tejido adiposo (o lo que todo el mundo llama grasa) está formado por células que acumulan triacilglicéridos (lípidos) en su interior, los denominados adipocitos. Sin embargo existen dos clases de tejido adiposo: el blanco y el pardo.

Los adipocitos del blanco contienen una única gota de grasa o triacilglicéridos en su interior, mientras que los adipocitos del pardo contienen varias. Otra diferencia es la localización. El tejido adiposo blanco se encuentra alrededor de los órganos y las vísceras, y el pardo en la zona de las axilas y el cuello.

Pero la diferencia que a nosotros ahora nos interesa es la función de cada uno de ellos. El blanco conforma la reserva energética del organismo. Y el pardo principalmente se encarga de la termogénesis (Proceso por el cual el organismo quema esta grasa parda transformándola en calor). Es decir, mientras que el pardo se quema con facilidad, el blanco persiste hasta que no haya un requerimiento de energía. Es precisamente este último el que se acumula en pacientes con obesidad.

Vale, pues ahora a por la novedad:

Científicos de la Universidad de Purdue en Indiana (EE. UU.) han desarrollado la manera de transformar esos adipocitos blancos que acumulan grasa en los adipocitos pardos que la queman. ¿Cómo? Con un nanofármaco formado por PLGA, una nanopartícula, y Dibenzazepina.

Bien, este grupo de investigadores comprobó que si se inyectaba este nanofármaco en el tejido adiposo blanco de ratones este se convertía en marrón o pardo.

¿Cómo funcionaba este nanofármaco?

Al inyectarse en el tejido adiposo blanco del ratón, era engullido por los adipocitos y allí interrumpía la vía de señalización NOTCH. (Las vías de señalización digamos que son la forma que tienen las células de comunicarse a través de moléculas). En esta vía una célula manda una señal a otra célula vecina precursora para inducir la transcripción de sus genes y su transformación. Si esta vía se bloquea las células precursoras no reciben la señal para convertirse en adipocitos blancos y por lo tanto se transforman a pardos.

En resumen, y para aclarar un poco este asunto: En enfermedades como la obesidad interesa transformar el tejido adiposo blanco en pardo, el cual se consume mucho más deprisa. Para ello se ha descubierto que inyectando un nanofármaco en este tejido, la “grasa blanca” pasaba a parda al impedir la vía de señalización entre los adipocitos blancos.

Cabe destacar también que es un sistema que solo se ha probado en ratones por lo que todavía queda comprobar si en humanos sería igual de eficaz y útil para tratar enfermedades tan comunes como las ya nombradas.

http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1525001617302563

Deja una respuesta

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar