Curiosidades

ACEITE DE PALMA

ACEITE DE PALMA_Maria_Iranzo

Creo que es hora de que hablemos de un tema que ha causado grandes revuelos recientemente: el aceite de palma.

¿Es tan malo como lo pintan? Si es así, ¿Por qué? ¿Qué alimentos contienen este ingrediente?

Empezaremos por el principio: ¿Qué es el aceite de palma? El aceite de palma se obtiene de los frutos de la palma africana (Elaeis guineensis), la cual de origen africano, se cultiva en su continente de origen pero también en Suramérica y el suroeste asiático. Hoy en día es el aceite más consumido debido a su bajo coste, y está presente en multitud de alimentos que ingerimos cada día: cremas de cacao, margarinas, bollería, salsas, fritos…. E incluso productos de belleza tales como cremas hidratantes, champús y dentífricos.

Y ojo porque puede que los productores no estén orgullosos y en la etiqueta del alimento no aparezca como aceite de palma si no como aceite de palmiste, grasa vegetal fraccionada e hidrogenada de palmiste, estearina de palma, palmoleina u oleina de palma, manteca de palma…

El aceite de palma arrastra una gran lista de efectos adversos que hacen que cada día gane más detractores, empezando, por ejemplo, por la deforestación. El disparo del consumo en los países europeos, principalmente por su bajo coste, ha conllevado la deforestación de grandes terrenos con el fin de plantar esta especia de palma.

Pero sin embargo, como ya sabréis, los mayores problemas recaen sobre la salud. El aceite de palma es rico en ácido palmitoléico, un ácido graso trans (o grasa trans). En general, las grasas trans están relacionadas con la diabetes, pero también con el colesterol. Se ha demostrado que un consumo elevado de aceite de palma aumenta los niveles de colesterol “malo” y reduce los de colesterol “bueno” aumentando por tanto las probabilidades de enfermedad cardiovascular.

El aceite de palma también se le ha relacionado profundamente con el campo de la oncología. El instituto de investigación biomédica de Barcelona ha descubierto una proteína clave en la metástasis de las células tumorales: CD36. Esta proteína se encarga de transportar al interior de las células tumorales ácidos grasos.

Una vez llegaron a esta conclusión, estos investigadores se preguntaron si estos ácidos grasos tenían algo que ver con la mayor o menor metástasis de un tumor. Para comprobarlo llevaron a cabo varios estudios en ratones, a los cuales se les indujo un cáncer humano, y a los que se alimentó con diversas cantidades de ácidos grasos. Los resultados mostraron que un consumo normal de grasas producía que el 30% de los cánceres sufrieran metástasis. Cuando el consumo aumentaba este porcentaje subía al 80.

Bien, y ¿qué pasa si estudiaban los resultados suministrando concretamente ácido palmitoléico?, pues que el 100% de los ratones sufría metástasis. Gracias a estos resultados este grupo de investigadores pudo concluir que hay una relación entre el consumo de grasas, la acción de CD36 y la metástasis. Es decir, a mayor cantidad de grasas, mayor actuación de CD36 y por tanto mayor rapidez en el desarrollo de la metástasis.

Además, a esta lista hay que sumar que otro de los problemas es el procesado que se hace de este aceite en la industria. Si cualquier aceite vegetal se somete a temperaturas superiores a 200ºC se forman unos compuestos denominados esteres glicidílicos. En el caso del aceite de plama este proceso es necesario para aclarar su color rojizo y mejorar su sabor y olor.

Pues bien, son estos compuestos los que nosotros transformaríamos en glicidol o 2,3-epoxi-1-propanol, una sustancia capaz de provocar defectos congénitos durante la gestación y del cual no se ha podido establecer los niveles de ingesta seguros.

En conclusión, el aceite de palma, rico en ácido palmitoléico y presente en la gran mayoría de alimentos actuales no solo conlleva problemas medioambientales como la deforestación, si no que causa graves problemas en la salud: desde diabetes y aumento del colesterol hasta metástasis tumoral.

https://www.nature.com/nature/journal/v541/n7635/full/nature20791.html

 

Deja una respuesta

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar