Curiosidades

El virus de la gripe

Por enero 10, 2018 2 Comentarios
Virus de la gripe

Esta semana os traigo un tema de actualidad, de ultimísima hora: el virus de la gripe. Tal y como habréis escuchado en la tele, en gran parte de España se ha alcanzado el nivel epidémico de esta enfermedad. Y aprovechando esta ocasión quiero que entendáis a la perfección el que es, sin duda, uno de los virus más comunes en nuestra sociedad.

En primer lugar, ¿Qué significa epidemia?

Una epidemia, es un aumento repentino y temporal de la frecuencia de una enfermedad por encima del nivel esperado en una población geográficamente limitada.

¿Y una pandemia? ¿Os suena este vocablo?

Se trata también de aumento de la frecuencia de una enfermedad, con la diferencia de que se aplica a una población grande de una región geográficamente extensa. ¿Un ejemplo? La pandemia causada por el virus de la gripe A (también denominada entonces gripe aviar) que tuvo lugar entre los años 2009 y 2010. Este virus recorrió el mundo durante 14 meses en los que dejo, por el camino, 19.000 víctimas mortales.

¿Pero qué es un virus?

Los que frecuentéis mi blog sabréis perfectamente de qué se trata, pero para los más nuevos: Los virus son agentes muy, pero que muy pequeños, que necesitan infectar una célula para multiplicarse. Debe quedar muy clara una cosa y es que un virus no es un ser vivo como sería una bacteria, un alga o un perro. ¿Por qué? Porque no es capaz de realizar las principales funciones vitales: nutrición, relación y reproducción.

¿Y de qué está formado un virus? De un ácido nucleico (DNA o RNA) en el que se recoge toda la información genética del virus y una envoltura que lo protege. Además, en función del tipo de virus, pueden añadirse otros componentes adicionales y menos importantes.

Y ahora sí que sí, la gripe, esa enfermedad que todos conocemos y que se trata de una infección respiratoria con fiebre moderada, malestar general, mialgia, faringitis y tos no productiva, es causada por unos virus correspondientes a la familia Ortomixoviridae (Las familias de los virus acaban por –viridae).

Dentro de esta familia tenemos 5 géneros, 3 de ellos, denominados Influenza A, Influenza B e Influenza C, son los causantes, respectivamente, de la gripe A, la B y la C. Pese a que denominamos igual a las 3 enfermedades, solo la A es la verdadera gripe, y en la que nos centraremos a partir de ahora.

El virus de la gripe se caracteriza por tener en su envoltura dos proteínas muy importantes y con nombres muy raros: la hemaglutinina y la neuraminidasa.  La hemaglutinina tiene la capacidad de unirse a una proteína de la superficie de las células que infectará. La neuraminidasa, a su vez, tiene la capacidad de deshacer el ácido siálico. Y os preguntareis, ¿qué tiene que ver este ácido en todo este jaleo?

El moco que recubre toda la superficie externa de nuestro sistema respiratorio es rico en sialoproteínas, es decir, proteínas conjugadas con ácido siálico. El moco es, precisamente, un mecanismo de defensa del organismo ya que aglutina los virus impidiendo su diseminación. La misión de la neuraminidasa del virus es romper este moco para permitir su expansión por el mayor número de células posibles.

Y ahora que conocemos esto podremos entender por qué nos deberíamos vacunar cada temporada del virus de la gripe. El motivo es bien sencillo: estas dos proteínas del virus cambian de una temporada para otra por diferentes mecanismos. ¿La consecuencia? El virus es totalmente diferente. Para que os hagáis una idea: de la primera proteína existen, por el momento, hasta 15 variantes, y de la segunda 9. ¿El resultado? La existencia de un montón de tipos de virus de la gripe.

Cuando te vacunas de esta enfermedad, lo haces para uno de estos tipos concretos de virus de la gripe. De esta forma el cuerpo responde generando anticuerpos específicos contra ese virus. Si el mismo virus te infecta, tu sistema inmune estará preparado y responderá acabando con él. El problema del virus de la gripe es esta gran variabilidad que presenta. Si el tipo varía de una temporada para otra, los anticuerpos que hayas generado no serán capaces de reconocer el nuevo virus y por tanto, te podrás contagiar de nuevo pese a estar vacunado.

De hecho al virus de la gripe se le asigna un nombre específico en función del tipo de neuraminidasa y hemaglutinina que tenga. Por ejemplo, si tiene la hemaglutinina tipo 3 y la neuraminidasa tipo 1 se denominará virus de la gripe H3N1.

Y para poner la guinda al pastel, las epidemias y las pandemias, de las que os he hablado al principio, están asociadas, precisamente, con el cambio de estas proteínas de la superficie del virus. Un cambio en el virus conllevará que gran parte de la población no tenga anticuerpos contra él pese a estar vacunada y, por tanto, no sea capaz de generar un respuesta inmune eficaz. Mientras que los cambios más leves en estas proteínas generan epidemias, los más drásticos generan las pandemias. Es fácil de entender: cuanto más raro sea el cambio menos probable será que haya personas inmunes a él y por tanto mayor será su contagio.

¿Como curiosidad y para terminar? El reservorio, es decir, el lugar donde se acumula de forma natural este virus, son las aves. A través de estos animales el virus puede extenderse a los cerdos. Y será precisamente en ellos en los que se producirán los cambios en las famosas dos proteínas. Desde los cerdos, el virus se diseminará a los humanos. Esto explica, precisamente, porque las zonas en las que surgen las nuevas pandemias de gripe son zonas en las que la población mantiene un estrecho contacto con los cerdos.

¿Te ha gustado el post? ¿Te ha servido para aprender algo nuevo? ¿Te gustaría conocer más al detalle este asunto? No dudes en dejar un comentario o ponerte en contacto a través de maria@mariairanzobiotec.com

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Enric Herrero, 2016. Patogenia de los virus animales.

<a href=”https://www.freepik.es/foto-gratis/varias-celulas-de-virus_854600.htm”>Diseñado por Freepik</a>

Únete a los comentarios 2 Comentarios

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar