Cáncer

Terapia térmica magnética con nanopartículas para tratar el cáncer

Por noviembre 1, 2017 No hay comentarios
Terapia termica magnetica con nanoparículas para tratar el cáncer.

¿La última novedad en cuanto a terapias anticancerígenas? Nanotecnología combinada con terapia térmica magnética. Y cómo siempre, paso a paso:

¿Qué es la nanotecnología?

La nanotecnología es la rama de la ciencia que estudia y desarrolla sistemas a escala nanométrica (Para que nos hagamos una idea: 1 metro son mil millones de nanómetros). Su objetivo es, por tanto, manipular átomos y moléculas para que desempeñen funciones determinadas.

¿Y la terapia térmica magnética?

También denominada hipertermia magnética, consiste en la aplicación de calor con fines terapéuticos a través de campos magnéticos.

¿Qué ocurre si las combinamos?

Hipertermia magnética con nanopartículas, es decir, pequeñísimas “cosas” magnéticas son capaces de calentar con la aplicación de un campo magnético.

Investigadores de la Universidad de Surrey en Guildfor (Inglaterra) han sintetizado unas nanopartículas a partir de ferrita de zinc, cobalto y cromo, que inyectadas en el tumor, son capaces de infiltrarse por todo el tejido tumoral sin diseminarse por el tejido sano y atacar a las células tumorales.

¿Cómo se consigue?

La ferita de zinc, de cobalto o de cromo son materiales magnéticos, que con la aplicación de un campo magnético externo consiguen generar calor. Es decir, inyectando estas partículas y aplicando un campo magnético sobre el paciente seriamos capaces de producir que estas nanopartículas alcanzaran temperaturas de 45 grados. Dichas temperaturas, teniendo en cuenta la gran susceptibilidad de las células tumorales al calor, serían suficientes para alterarlas, sin apenas efectos secundarios en el paciente.

Estas nanopartículas tienen además, la capacidad de una vez alcanzados los 45-46 grados, perder las propiedades magnéticas y autorregular su temperatura. Se conseguiría así, no llegar a temperaturas demasiado altas como para dañar los tejidos y células colindantes, pero suficientes para afectar a las células cancerígenas.

Teniendo en cuenta que la terapia térmica magnética es un tratamiento clásico en oncología, resulta de gran interés poder reducir los efectos secundarios que las terapias con altas temperaturas generan. Utilizando, para ello, nanopartículas inyectadas específicamente en la zona a tratar y con capacidad de autorregular su propia temperatura sin sobrepasar los límites tolerables.

En resumen, y para concluir, ¿Por qué es interesante este nuevo enfoque de la nanoterapia?

– Esta técnica, posibilita utilizar calor, un método muy eficaz de eliminación de células tumorales, sin someter al paciente a temperaturas elevadas que producirían innumerables efectos adversos.

– En segundo lugar, al tratarse de nanopartículas se permite su inyección específica en la zona del tumor, sin afectar a tejidos y células colindantes, reduciéndose de igual forma los efectos secundarios.

– Y por último, la característica propia de estas partículas magnéticas es que por si solas dejan de calentarse en un punto determinado, por lo que no sería necesario controlar la temperatura local del paciente de forma continua.

¿Crees que estas nuevas terapias basadas en la nanotecnología son el futuro en la lucha contra el cáncer?

http://pubs.rsc.org/en/content/articlelanding/2015/cp/c5cp00831j#!divAbstract

Deja una respuesta

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar