¿Qué encontrarás en esta sección?

En esta sección hablaremos de los mitos de la ciencia más famosos y descubriremos lo que tienen (o no) de cierto. ¿Se van las vitaminas del zumo de naranja? ¿El agua conduce la electricidad? ¿Los antibióticos curan los resfriados? Son solo algunos ejemplos de lo que encontrarás en este apartado.  ¿Te gustaría que hablara sobre algún mito en particular? ¡ESCRÍBEME!

¿EL AGUA CONDUCE LA ELECTRICIDAD?

Lanzar un secador a una bañera llena de agua puede que sea la primera imagen que te venga a la cabeza en este momento. Sin embargo, tienes que saber algo: El agua no conduce la electricidad, lo que conduce la electricidad son las sales que esta contiene disueltas. Para que un material sea conductor debe tener naturaleza de electrolito, es decir, se debe descomponer en iones capaces de conducir la electricidad. Esto no ocurre con el agua (H2O), pero sí con sales disueltas en ella, como el cloruro de sodio: NaCl à Na+ + Cl.

Es decir, el agua destilada (purificada por destilación para eliminar todo lo que no sean moléculas de H2O), no conduce la electricidad. El agua de nuestros grifos, sí, pero porque contiene otros compuestos, como sales, disueltas.

¿LOS OJOS CLAROS SON MÁS SENSIBLES A LA LUZ?

En este aspecto me veo bastante reflejada: me molesta la luz y rara vez salgo de casa sin unas gafas de sol puestas. ¿Pero esto es debido al color de mis ojos?

El color de los ojos no tiene nada que ver en este asunto. El iris, la parte coloreada del ojo, es opaca, es decir, no deja pasar la luz, sea marrón, azul o verde. La luz solo pasa por la pupila, la cual funciona independientemente del color del iris.  Una vez la luz entra por nuestra pupila, llega al epitelio pigmentario, la zona de la retina que se encarga de absorber esa luz. El componente del epitelio pigmentario que absorbe la luz es el pigmento melanina, el mismo pigmento que da color a nuestra piel.  Por tanto, a mayor cantidad de melanina en el epitelio pigmentario, mejor será la absorción de la luz, y menos luz sobrante “molestará en nuestro ojo”.

La parte cierta del mito es que, por lo general, cuanto más oscuro es nuestro iris más cantidad de melanina tenemos en el epitelio pigmentario de la retina, y por tanto, más luz somos capaces de procesar a la vez sin que esta nos moleste.

Es decir, los ojos claros suelen ser más sensibles a la luz, no por el color del iris, si no por que la cantidad de melanina en la retina es, por lo general, menor.

¿LOS RESFRIADOS O LA GRIPE SE CURAN CON ANTIBIÓTICOS?

Este asunto me enfada, mucho, literalmente, y más cuando viene de la mano de un médico. Los resfriados están causados por virus, al igual que la gripe (que por cierto no es lo mismo, porque son tipos víricos diferentes, pero ya hablaremos de eso). Los antibióticos solo acaban con las bacterias. Sí. Solo con las bacterias. Ni con los virus, ni con los hongos, ni con cualquier otro microorganismo. El uso indiscriminado de antibióticos potenciado por médicos, por los propios pacientes que se automedican y deciden sobre el tratamiento impuesto por el médico, y por otras cuestiones agrícolas, son las principales explicaciones al aumento de las resistencias microbianas.

Es decir, tomar antibióticos, fármacos que actúan sobre las bacterias, cuando tu enfermedad está causada por un virus no tiene sentido alguno, y más cuando disponemos de fármacos específicos para matar virus: los anti-virales. ¿Utilizarías un tenedor para comer sopa? Yo no utilizaría antibióticos para acabar con los virus.

*Si os interesa este tema, os dejo el enlace de un post que escribí sobre las superbacterias, aquellas que ya no son sensibles a los antibióticos que tenemos y que puede hacer que una enfermedad curable hasta ahora sea mortal como lo eran en los años 40: http://www.mariairanzobiotec.com/super-bacterias-llegan-quedarse/

``NO TE BAÑES EN LA PISCINA QUE ACABAS DE COMER Y TE VA A DAR UN CORTE DE DIGESTIÓN``

Otro gran clásico de nuestra cultura: “Espera 2 horas antes de bañarte en la piscina que acabas de comer y te va a dar un corte de digestión”. FALSO.

En este caso estamos utilizando una terminología incorrecta ya que el proceso de digestión no se ve afectado te bañes o no después de comer. En este caso lo que nos debería preocupar es la diferencia de temperatura entre el cuerpo y el agua ya que causa que los vasos más superficiales de nuestro cuerpo se estrechen tratando de mantener esa temperatura normal del organismo.

Este fenómeno produciría que la sangre circule con más dificultad y el aporte insuficiente al cerebro pueda causar desmayos, e incluso paros cardiacos si se ve afectado el corazón. Esto se denomina Síndrome de hidrocución o Shock termodiferencial.

¿Tiene algo que ver la comida? La digestión produce tanto un aumento de la temperatura corporal, como una concentración de la sangre en el estómago. Por ello, si este choque se produce se puede dificultar aún más la llegada de la sangre a otros órganos vitales. Pero repito, el problema no es que se produzca un corte de digestión, la digestión no se detiene. Dejar claro, además, y para que nadie se asuste, que el cambio debe ser muy muy brusco algo que no ocurre con el agua del mar o de una piscina.

¿Más info? http://www.mariairanzobiotec.com/corte-digestion-verdad-mito/

¿LAS VACUNAS CAUSAN AUTISMO?

Un tema muy candente y de actualidad: ¿Las vacunas causan autismo? NO, SEÑORES NO.

En los años 90, se publicó un estudio que afirmaba que la triple vírica, una vacuna contra la rubeola, el sarampión y las paperas, se asociaba a múltiples casos de autismo en niños. Poco después se demostró que se trataba de un estudio fraudulento, puesto que el autor había cobrado grandes sumas de dinero por manipular los resultados. Inmediatamente después el estudio se retiró.

A día de hoy NO SE HA DEMOSTRADO que las vacunas causen autismo. Las vacunas evitan, según la OMS, entre 2 y 3 millones de muertes al año. No causan alergia, no provocan efectos secundarios, y por supuesto tampoco producen autismo. Las vacunas, además, permiten la inmunidad colectiva. Se calcula que un 5% de la población no se puede vacunar por X motivos, el 95% restante, y vacunado, actúa como barrera entre este 5% para que la infección en cuestión no alcanzará a esos individuos en riesgo. La decisión de no vacunar no afecta a un solo individuo, afecta a toda la población. Seamos un poco más conscientes de tomar decisiones basándonos en fuentes de información poco fiables.

Si queréis más información os dejo por aquí un post que escribí sobre el movimiento anti-vacunación:

http://www.mariairanzobiotec.com/movimiento-anti-vacunacion/

¿SE ``VAN`` LAS VITAMINAS DEL ZUMO DE NARANJA?

Este es un mito popular en cualquier casa de nuestro país. ¿Cuántas veces ha pronunciado tu madre o tu abuela ese: “Bébete rápido el zumo de naranja que se le van las vitaminas”? Pues tengo que deciros que las vitaminas no se van a ningún sitio.

Cuando hablamos de vitaminas del zumo nos referimos a la vitamina C, la mayoritaria. Cuando el zumo se exprime y se deja a temperatura ambiente la vitamina C o ácido ascórbico se oxida a ácido dehidroascórbico. Este proceso puede durar hasta 12 horas. Y aparte de esas 12 horas necesarias, nuestro cuerpo tiene la capacidad de revertir ese proceso y obtener de nuevo la vitamina C original.

Es decir, la vitamina C del zumo no se destruye, solo se oxida, y es un proceso que nos importa poco puesto que somos capaces de recuperarla. La única opción para acabar con esta vitamina es someterla a temperaturas superiores a 100 ºC, algo que no creo que hagan vuestras madres/abuelas antes de ofreceros el zumo.

¿Más información? http://www.mariairanzobiotec.com/zumo-naranja-vitaminas/

¿TROCEAR CEBOLLA NOS HACE LLORAR?

Así es, cortar una cebolla nos suele provocar echar alguna que otra lagrimilla. Cuando troceamos la cebolla destrozamos las células que la componen, haciendo que dos componentes entren en contacto, cuando de normal permanecen separados. La enzima alinasa entra en contacto con su sustrato, el trans-(+)-S-(1-propenil)-L-cisteina sulfóxido, y lo transforma en varios componentes y un gas con azufre, el propanotial-S-óxido.

Al ser un gas, esta molécula rápidamente alcanza nuestros ojos y el agua de los mismos hace que el propanotial se convierta en ácido sulfúrico, además de en otros compuestos. Este ácido es el responsable de que nuestro ojo se irrite. En respuesta, el ojo produce el lagrimeo típico para tratar de diluir este ácido y auto-protegerse.

¿Cómo prevenir esta molesta situación? Evitando que este gas llegue a nuestros ojos y reaccione con el agua de los mismos. Se puede optar por cortar la cebolla bajo el agua para que el gas se disuelva en ella; congelar la cebolla antes para ralentizar la reacción química; o trocearla bajo la campana extractora de nuestra cocina.

¿LA VACUNA DE LA GRIPE ES ÚTIL TEMPORADA TRAS TEMPORADA?

FALSO. EL misterio de las vacunas consiste en introducir en nuestro organismo una cantidad controlada de un microorganismo muerto, inactivado o una parte específica del mismo. De esta forma, nuestro sistema inmune reacciona contra ese organismo extraño y patógeno. Para ello, genera anticuerpos contra unas proteínas específicas de la superficie del organismo conocidas como antígenos de superficie.

Tras haber acabado con esta infección controlada, nuestro cuerpo almacena lo que conocemos como células de memoria. Estas células son capaces de producir esos anticuerpos si el mismo virus, esta vez de verdad, intentar atacarnos. Así, la respuesta del sistema inmune es mucho más rápida y efectiva.

¿Qué ocurre con el virus de la gripe? Tiene mucha, muchísima, facilidad para alterar la apariencia de sus antígenos de superficie, de forma que los anticuerpos generados, gracias a la vacuna de un año, pueden no ser útiles para las nuevas variantes. Es decir, esos anticuerpos no van a reconocer el nuevo virus de la gripe, ya que la parte que de él reconocían ha cambiado.

*Un antígeno es, una sustancia que, introducida en nuestro organismo, genera la activación del sistema inmune y la generación de anticuerpos contra la misma.

LOS ASIÁTICOS NO TOLERAN EL ALCOHOL

Y sorpresa, porque esto no es un mito: Los asiáticos realmente toleran mucho menos el alcohol y ahora mismo vais a entender el por qué. Cuando ingerimos alcohol, concretamente es etanol el alcohol que consumimos, este llega al intestino donde se absorbe y pasa a sangre. La sangre lo lleva al hígado, órgano en el que sufre la primera reacción: la enzima alcohol deshidrogenasa transforma el etanol en acetaldehído, una molécula aún más toxica que el etanol.

Esta nueva molécula vuelve al torrente sanguíneo y al pasar de nuevo por el hígado se produce la segunda reacción química. La enzima acetaldehído deshidrogenasa lo transforma en ácido acético (el vinagre es ácido acético diluido), una sustancia que ya no es tóxica para nosotros.

Así, los efectos del alcohol perdurarán hasta que nuestro cuerpo haya sido capaz de transformar todo el etanol a ácido acético, pasando por el acetaldehído, la molécula intermedia. Y aquí entran los asiáticos: La población de este origen posee una versión de la enzima acetaldehído deshidrogenasa mucho menos eficaz. ¿El resultado? El acetaldehído perdura mucho más tiempo en sangre y los efectos del alcohol se magnifican resultando tan incomodos que la mayoría de la población opta por evitar este tipo de bebidas.

*Una enzima es una proteína que cataliza una reacción química. Cuando hablamos de catalizar nos referimos a ayudar a que la reacción ocurra, a acelerar el proceso.

¿Quieres conocer más al detalle los efectos del alcohol?

http://www.mariairanzobiotec.com/efectos-alcohol-resaca/

http://www.mariairanzobiotec.com/actua-alcohol-cuerpo/

EL JABÓN MATA A LOS GÉRMENES

Error. El jabón crea una especie de amasijo que envuelve a los microbios. Después, es el aclarado el que los arrastra a tu desagüe. Es decir, por mucho que te enjabones y frotes las manos si el aclarado no es correcto habrán sido en vano todos tus esfuerzos. De hecho, si utilizas pastilla de jabón es recomendable que después la aclares, puesto que puede quedar una película de microorganismos, células muertas de tu piel y otros componentes a su alrededor.

Otro tema son los geles desinfectantes sin aclarado, que ya venden en cualquier tienda de cosmética o supermercado. Estos geles son antisépticos, es decir, sí frenan el avance de los microorganismos en tu piel, bien porque los matan directamente (bactericidas), o bien porque impiden su crecimiento (bacteriostáticos). Estas sustancias contienen un alto porcentaje de alcohol, y en apenas 1 minuto pueden acabar con el 99,9% de los gérmenes de tus manos.

Es decir, el jabón no acaba con los gérmenes, los arrastra, los geles antisépticos, sí. Y recalquemos un aspecto: en nuestras manos también tenemos microorganismos que conviven con nosotros (la llamada flora microbiana) y que resultan ser beneficiosos para las funciones de nuestra piel. No es recomendable abusar de estos productos puesto que el resultado es el mismo que cuando abusas de los antibióticos y luego tienes problemas intestinales. Acabas con los microorganismos malos, pero también con los buenos, alterando el funcionamiento de la zona del cuerpo en la que habitan, y desempeñan una función clave para nuestra salud.

ABRÍGATE, QUE HACE FRÍO, Y TE VAS A CONSTIPAR

Clásico, muy clásico. El frio no causa resfriados, ni gripe. Los causantes son ciertos tipos de virus, en el caso del catarro, normalmente son los Rhinovirus. Pero entonces, ¿por qué nos acatarramos más en las épocas del año más frías? La respuesta recaé en una combinación de factores.

En primer lugar, cuando hace frío pasamos más tiempo en espacios cerrados. Esto favorece que la diseminación del virus, a través de toses, estornudos o el simple hecho de hablar y respirar, aumente.

Además, por lo general, el virus de la gripe y el resfriado se multiplica mucho mejor con temperaturas más bajas, lo que permite que persistan y se multipliquen durante más tiempo en las superficies contaminadas. A este aspecto, se le suma la sequedad del ambiente. Por un lado, porque los virus también se propagan mejor. Y por otro, porque los ambientes fríos y secos (lo que ocurre con la calefacción), resecan las fosas nasales, en el sentido de que disminuye la producción de moco, e impiden el movimiento de los cilios.

El moco, al final no es más que una mezcla de glícidos y otros componentes que actúan como barrera para que partículas extrañas o microorganismos patógenos no colonicen las vías respiratorias. Si este moco deja de producirse será mucho más fácil que virus acceda a nuestro sistema respiratorio. En el caso de los cilios, hablamos de pequeños filamentos que se mueven para tratar de expulsar agentes extraños de nuestra nariz.

Y por si fuera poco, como consecuencia del frío, nuestros vasos sanguíneos más externos se contraen (disminuyen de diámetro). Así, intentarán reducir el aporte sanguíneo a las extremidades y partes como orejas y nariz, para intentar mantener la temperatura de los órganos vitales en torno a los 36-37 grados. Si estos vasos sanguíneos se contraen, la llegada de las células del sistema inmune a zona externas como la nariz también disminuye. De ahí que se afirme que el frío baja las defensas.

Así que, repitamos, el frío no causa resfriados, ni gripe. El frío aumenta las posibilidades de que un virus aterrice en nuestra nariz y nos cause estas patologías. Por mucho frío que haga o pasemos, sin el virus, no hay constipado, ni gripe.

CLOROFORMO E INCONSCIENCIA INMEDIATA

Típica escena de película: un pañuelo empapado en cloroformo, situado durante unos segundos sobre boca y nariz de la víctima, es suficiente para dejarla KO durante un gran periodo de tiempo. FALSO. Aunque no se conoce en exactitud cómo el cloroformo actúa sobre nuestro cuerpo, sí que se sabe qué provoca.

Cloroformo_Mitos_Ciencia_Biotecnología_Maria_Iranzo_Biotec

http://molecularmente.blogspot.com/

El triclorometano o tricloruro de metilo, comúnmente conocido como cloroformo es un líquido transparente con poder sedante y anestésico (antiguamente se usaba como tal). Pero, ¿es suficiente la inhalación durante unos segundos para que ejerza su poder sedante? No. Se ha comprobado que se requieren entre 2 y 5 minutos para que este efecto se produzca.

Por si fuera poco, se necesita la inhalación continua de cloroformo para que la sedación no se desvanezca a los pocos minutos. ¿Cuál es el resultado de su inhalación momentánea? Mareos, dolores de cabeza y cansancio. Y esto os lo digo por experiencia. Cualquier persona que haya utilizado cloroformo en un laboratorio (generalmente para extraer RNA), sabrá que por mucho que se trabaje en una campana de bioseguridad, es casi imposible no acabar con un buen dolor de cabeza ese día.