Cáncer

Metástasis: Cómo se propaga el cáncer por el cuerpo

CÉLULAS TUMORALES METÁSTASIS_Maria_Iranzo

Si eres lector de mi blog, seguro que entiendes a la perfección el cáncer, pero, ¿Qué hay de la metástasis? ¿Sabes qué es y cómo se produce?

Empezaremos por lo simple: ¿Qué es la metástasis?

La metástasis no es más que la migración de las células cancerígenas a través del cuerpo. Es decir, como estas células viajan desde el tumor inicial, hasta otros órganos o tejidos para desarrollar nuevos tumores. Hoy en día, la mayoría de los enfermos de cáncer mueren desgraciadamente, no por el tumor inicial, si no por los tumores secundarios que se desarrollan tras la metástasis.

La #Metástasis es la principal causa de muerte en enfermos de #Cáncer Clic para tuitear

Esta diseminación se puede dar mediante tres vías:

  • Hematógena: Mediante el sistema circulatorio, es decir a través de la sangre.
  • A través del sistema linfático.
  • Transcefalómica: A través de la pared corporal a las cavidades abdominales y el pecho.

Hoy nos centraremos en la hematógena, ya que la noticia que te traigo es que un grupo de investigadores de la Universidad Johann Wolfgang Goethe y el Instituto Max Planck han descubierto como se produce la metástasis a través de la sangre.

En primer lugar, ¿Cómo pasan las células cancerígenas de ser parte de un tumor a viajar a través de la sangre?

Las células cancerígenas son capaces de moverse entre las células que rodean al tumor. Y os preguntareis ¿Cómo lo hacen? Utilizando su citoesqueleto y las proteínas externas que tienen en su membrana celular.

Antes de que me preguntéis: el citosesqueleto, que es parte de cualquiera de nuestras células, actuaría de la misma forma que lo hacen nuestros huesos, permitiendo que la célula se mueva. Las proteínas de la membrana celular, la cual no es más que la cubierta que rodea cualquier célula, actuarían como un agarre, permitiendo que la célula se mantenga estable.

Si no lo acabas de entender imagínate que tú tienes prisa y que te estas intentando mover entre un grupo de personas que están paradas o se mueven muy lento. Tú serías la célula cancerígena y las demás personas las células normales. Tus huesos serian el citoesqueleto, y tus pies las proteínas de la membrana celular.

Ahora si ¿Verdad? Pues bien, las células del tumor continúan avanzando hasta que se topan con el principal obstáculo: la membrana basal. Esta no es más que una gruesa membrana que recubre nuestros órganos. Sin embargo nada va a detener a estas malignas células, ya que utilizarán en su beneficio las metaloproteasas que se encuentran dispersas en el espacio que queda entre las células (Matriz extracelular). Este tipo de proteínas son capaces de degradar la membrana basal y permitir que las células cancerígenas lleguen por fin al torrente sanguíneo.

Vale, hasta aquí lo que ya se conocía. Ahora viene la noticia: Estos científicos han descubierto que una vez que las células tumorales están en el torrente sanguíneo son capaces de salir de él y contaminar otros órganos gracias a una molécula: DR6.

La molécula DR6 tiene un papel esencial en la #Metástasis #Cáncer Clic para tuitear

DR6 es una proteína que se encuentra en la superficie de las células endoteliales que forman los vasos sanguíneos. Cuando DR6 entra en contacto con una proteína denominada APP, que está presente en la superficie de las células tumorales, se activa y produce la muerte de estas células endoteliales.

Dicho de otra forma: la proteína APP de las células cancerígenas, interacciona con la molécula DR6 de las células de los vasos sanguíneos, causando su rotura.

¿Cuál es el resultado? Pequeñas cavidades en los vasos sanguíneos por las cuales las células cancerígenas pueden atravesarlos y llegar al siguiente órgano. Allí se acumularán de nuevo formando otro tumor.

El estudio realizado en ratones, ha mostrado que las metástasis es menor cuando el ratón no posee las moléculas DR6, o cuando se bloqueaba la unión de DR6 con APP.

¿Y ahora qué?

Ahora estos científicos deberán comprobar si la eliminación de DR6 en las células endoteliales de los vasos sanguíneos tendría efectos secundarios, y si realmente este descubrimiento puede llegar a ser un nuevo tratamiento contra el cáncer.

¡Esperemos que sí!

Deja una respuesta

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar