Curiosidades

La crisis de las vacas locas

Por febrero 15, 2017 No hay comentarios
Vacas locas_Maria_Iranzo

En el post de esta semana no os voy a hablar de ningún tema novedoso o de actualidad en el mundo de la ciencia, esta vez nos vamos a remontar a un suceso que ocurrió hace ya 30 años: LA CRISIS DE LAS VACAS LOCAS.

Comencemos por el principio: Los priones. Un prion es una partícula proteica infecciosa que es responsable de varias enfermedades del sistema nervioso, ya que causa la formación de depósitos de proteína en el cerebro (Muy similar a lo que ocurre en el Alzheimer).

Los priones son capaces de  generar enfermedades en animales: Scrapie (en ovejas),  Encefalopatia espongirforme en felinos y Encefalopatia espongirforme en bovinos (Enfermedad de las vacas locas). Pero también en humanos: Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob, Insomio familiar fatal, Kuru y Enfermedad de Gerstmann-Straussler-Scheinker.

Veamos ahora cómo se desarrolló toda esta crisis:

La denominada Scrapie, es una enfermedad que afecta a ovejas, las cuales pierden la capacidad de movimiento y acaban muriendo.  Se cree que la crisis de las vacas locas, que se inició en 1986, tuvo origen en que las vacas habían sido alimentadas con piensos y harinas que contenían trazas de ovejas contaminadas.

Si algo caracteriza a los priones es que son partículas infecciosas que se pueden transmitir fácilmente, a través de la ingestión de alguna parte del sistema nervioso de un animal contaminado.

¿Qué pasó? Que igual que los priones llegaron a las vacas a través de las ovejas, también se transmitieron a los humanos a través de la ingesta de productos vacunos contaminados.

Ahora que entendemos un poco de donde surgió toda esta crisis veamos de qué se trata la enfermedad y como una partícula es capaz de causarla:

La encefalopatía espongiforme bovina, también conocida como la enfermedad de las vacas locas, se trata de una enfermedad del sistema nervioso central del ganado bovino, que convierte el cerebro del animal es una masa porosa similar a una esponja (de ahí el nombre de espongiforme).

¿Qué conlleva esto? Que la vaca sufra cambios de comportamiento (nerviosismo, sensibilidad…) y dificultades locomotoras (tambaleo al caminar, incapacidad de incorporarse, tropiezos…); es decir, que parezca que se ha vuelto “loca”. Al final el animal termina muriendo.

¿Y cómo puede una partícula degenerar el sistema nervioso?

Aquí viene lo complicado, así que estar atentos:

Las ovejas tienen en las membranas de sus células una proteína denominada PrPc, la cual ni es esencial ni se sabe cuál es su función. El problema viene cuando esta proteína (espontáneamente, por herencia genética, o por contacto con una proteína infecciosa o prion) se transforma en PrPSc (la proteína infecciosa o prion). La diferencia entre ambas proteínas no es más que un cambio en la estructura. Sin embargo este cambio hace que se formen los depósitos en el sistema nervioso, que causan la textura esponjosa en el cerebro.

¿Lo hemos entendido?

Las ovejas, que sufrían scrapie (por la transformación de la proteína buena en el prion malo) fueron utilizadas para alimentar a las vacas a través de los piensos. Estos causaron que el prion pasara al sistema nervioso de las vacas, interaccionara con las proteínas normales (PrPc) las transformara en los priones (PrpSc) y les causara la encefalopatía espongirforme o enfermedad de las vacas locas).

A su vez la carne de este vacuno fue ingerida por cierta población, la cual capto los priones y del mismo modo que ocurrió en las vacas, desarrollaron la enfermedad en la variante humana: Enfermedad de Creutzfeldt-jakob. La cual produce unos síntomas muy similares a los causados en vacas.

¿Cómo termino esto?

A partir de dos casos de esta enfermedad surgidos en Gran Bretaña en 1986, se pasó a 37.000 cabezas infectadas en 1992. Sin embargo la crisis de las vacas locas salto en 1996, ya que fue en ese año cuando se empezaron a diagnosticar casos en personas. Desde entonces 43 personas y unas 200.000 vacas murieron y más de 4 millones de cabezas de ganado tuvieron que ser sacrificadas.

 

Deja una respuesta

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar