Curiosidades

Efectos del alcohol: La Resaca

Por febrero 10, 0207 One Comment
Alcohol y resaca_Maria_Iranzo

Si sois seguidores de mi blog, sabréis que el post de la semana pasada trataba del alcohol, pero también que al final del mismo os prometí seguir con este tema tan popular, así que allá vamos.

Si no lo habéis leído os dejo aquí el enlace: http://www.mariairanzobiotec.com/actua-alcohol-cuerpo/

De todas formas haremos un pequeño resumen:

El alcohol, concretamente el etanol, llega a nuestro intestino, donde pasa a la sangre y es esta la que lo transporta hasta el hígado. En el hígado la alcohol deshidrogenasa lo transforma en acetaldehído (Un producto todavía más tóxico), y en esa forma se reparte por todo nuestro cuerpo a través de la circulación causándonos los efectos típicos que todos conocemos ya. Cuando la sangre vuelva al hígado, el Acetaldehído es ahora sí, transformado en algo no tóxico: Ácido acético, gracias a otra enzima, la Acetaldehído deshidrogenasa.

Ahora sí, vayamos a lo que nos interesa hoy:

En primer lugar quiero aclarar, que el hígado convierte el alcohol en acetaldehído y luego en ácido acético mucho más lentamente de lo que nosotros bebemos y mucho más lento de lo que nuestro intestino lo absorbe y lo manda a circulación. Es decir, el efecto que tiene el alcohol en nuestro cuerpo perdurará hasta que el hígado haya transformado todo el etanol en ácido acético.

Vale y ahora sí, tanto el etanol como el acetaldehído son tóxicos que afectan a todos nuestros órganos, pero principalmente actúan en el cerebro:

Al principio como la cantidad de alcohol no es demasiado alta el efecto sobre las neuronas es estimulante, causándonos euforia. Conforme el nivel de etanol aumente este afectará a la coordinación motora y a la concentración. Después nos causara una disminución del nivel de conciencia y cuando las cantidades sean excesivamente elevadas se inhibirá el funcionamiento del sistema nervioso pudiendo llegar al coma etílico o incluso la muerte.

¿Y la resaca? ¿A qué se deben todos esos síntomas?

Vayamos uno a uno:

Quizás el cansancio sea uno de los más típicos pero tiene una explicación muy sencilla: como nuestras neuronas están intoxicadas, la calidad del sueño disminuye, y es por ello que nos levantamos cansados.

El malestar general también tiene su porqué. Como hemos dicho tanto el etanol como el acetaldehído son tóxicos y causan una inflamación general de las células de nuestro cuerpo, y es esto lo que nos hace sentirnos mal.

La debilidad y las pocas ganas de todo tienen su explicación en que las enzimas que participan en la desintoxicación del etanol en el hígado, también son encargadas de metabolizar la glucosa para que pueda ser absorbida correctamente por nuestras células. Cuando bebemos nuestro hígado está tan ocupado en detoxificar todo el alcohol que se olvida de la glucosa, la cual es necesaria como fuente de energía para nuestras células y especialmente para el cerebro. Esto conlleva también el típico dolor de cabeza.

Por último, la sed: El etanol actúa inhibiendo otra enzima de nuestro cuerpo la ADH. Esta se encarga de que los niveles de agua corporales no disminuyan demasiado a través de la orina, para mantenernos bien hidratados. Como esta enzima esta inhibida, sentimos la necesidad de ir al baño cada dos por tres mientras bebemos. Con el objetivo de expulsar toda el agua ya que la ADH no lo impide. Y es esto lo que causa que a la mañana siguiente nos sintamos totalmente sedientos, ya que hemos expulsado tanta agua que estamos deshidratados.

¿Qué decir de los fallos de memoria?

Otro de los múltiples efectos del alcohol es interferir con los receptores de nuestro cerebro que están implicados en la memoria. Es por ello que a la mañana siguiente puedes no acordarte de todo, ya que tus receptores de memoria han estado inhibidos por la acción del alcohol.

¿Algún consejo?

Algo que hay que tener muy en cuenta es que lo de comer bien antes y mientras bebemos, no solo no es un mito, sino que es verdaderamente importante:

Como ya sabéis los alimentos pasan a través de varias fases durante la digestión, tras el estómago, el bolo alimenticio llega al intestino. Esta llegada hará que la digestión en el estómago se ralentice para que al intestino le dé tiempo de digerir y absorber todos los alimentos correctamente.

¿Cómo influye esto en el alcohol?, este irá pasando lentamente al intestino, al mismo ritmo que el bolo alimenticio, acumulándose en el estómago hasta que el intestino acepte más alimento. Por ello, el alcohol se absorberá más lentamente y el hígado tendrá más tiempo para transformar el etanol toxico, a Ácido acético no toxico. Es decir, el hecho de comer facilita la detoxificación del alcohol y por tanto conlleva que este no nos siente tan mal.

¿Y para la resaca que podemos hacer?

Una buena opción son las manzanas, ya que se trata de una fruta con mucha cantidad agua, (si recordáis tras beber estamos deshidratados), y además tiene glucosa, cuyos niveles en nuestra sangre eran bajos porque el hígado no la absorbía correctamente. Otra opción igual de útil, pero menos sana, es la Coca-Cola, por el mismo motivo, agua y grandes cantidades de azúcar, eso sí, azúcar mucho menos sano.

 

Únete a los comentarios Un comentario

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar