¿Qué es el

CÁNCER?

El término cáncer engloba todo el conjunto de enfermedades que se fundamentan en el crecimiento y división incontrolada de determinadas células del cuerpo. Estas células cancerosas se acumulan en forma de tumor, se propagan por el cuerpo y acaban interfiriendo en la función normal de nuestros órganos y tejidos.

cancer_cascada_Maria_Iranzo
cancer_Maria_iranzo
cancer_Maria_Iranzo

¿Cómo se desarolla?

El desarrollo del cáncer se debe a la alteración de los mecanismos que regulan las funciones celulares básicas, tales como el crecimiento y la división celular. Todo se lleva a cabo a partir de una única célula inicial que sufrirá una alteración genética que conllevará una proliferación anormal. Dicha alteración genética puede estar producida por carcinógenos, como por ejemplo la radiación, determinados agentes químicos y algunos virus, o bien puede estar determinada por herencia.

¿Virus oncogénicos? Tienes toda la información que necesitas aquí

Cancer_Maria_Iranzo
División Celular Normal
La célula defectuosa muere
División Celular Cancerosa

¿Cuáles son sus causas?

Las células de nuestro cuerpo crecen y se dividen de una forma controlada para producir más células según sean necesarias para mantener sano el cuerpo. Cuando las células envejecen o se dañan, mueren y son reemplazadas por células nuevas. Sin embargo, algunas veces este proceso ordenado se descontrola. El material genético de una célula puede dañarse o alterarse, lo cual produce mutaciones que afectan al crecimiento y la división normales de las células. Cuando esto sucede, las células no mueren cuando deberían morir y se forman otras nuevas cuando el cuerpo no las necesita. Estas células cancerosas suelen agruparse y formar una masa de tejido o tumor.

Las etapas del cáncer

linea

Número 1_Maria_iranzo

 FASE DE INDUCCIÓN

En ella se producen las mutaciones o cambios celulares que provocarán en la célula la multiplicación y proliferación descontrolada. En ningún caso es diagnosticable ni produce sintomatología. Esta fase puede durar hasta 30 años.

adn_numero_2_Maria_iranzo

FASE IN SITU

Se caracteriza por la existencia de la lesión cancerosa microscópica localizada en el tejido donde se ha originado. En los adultos suele durar entre 5 y 10 años dependiendo del tipo de cáncer. En ella, tampoco aparecen síntomas o molestias en el paciente. En determinados casos como en el cáncer de mama, cuello uterino o colon, la enfermedad se puede diagnosticar en esta fase mediante técnicas que permiten su detección precoz.

adn_numero_3adn_Maria_Iranzo

 FASE DE INVASIÓN LOCAL

En esta etapa la lesión comienza a extenderse fuera de su localización de origen e invade tejidos u órganos adyacentes. En la edad adulta dura entre 1 y 5 años. La aparición de síntomas de la enfermedad depende del tipo de cáncer, de su crecimiento y de su localización.

adn_numero_4_Maria_Iranzo

 FASE DE INVASIÓN A DISTANCIA

Aquí, la enfermedad se disemina fuera de su lugar de origen, apareciendo lesiones tumorales a distancia. Esto es lo que se conoce como metástasis. La sintomatología que presenta el paciente suele ser compleja. Depende del tipo de tumor, de la localización y extensión de la metástasis.

 

Tipos de Cáncer

linea

Hay decenas de tipos de cáncer, ya que se puede producir la proliferación anormal de cualquiera de los diferentes tipos de células que forman nuestro cuerpo.

Sin embargo se puede hacer una clasificación en función del tumor, que dichas células cancerígenas producen. Este puede ser benigno o maligno, pero solo a los tumores malignos se les denomina canceres.

Los tumores benignos se mantienen localizados en su lugar de origen, y, ni interfieren con las funciones del tejido adyacente sano, ni se propagan por el resto del cuerpo. Un ejemplo común son las verrugas. Un tumor maligno por el contrario es capaz de extenderse por el resto del cuerpo y producir alteraciones funcionales en sus órganos y tejidos. La capacidad de extenderse mediante el sistema circulatorio o linfático es lo que se conoce como metástasis.

Más información
Icono_cancer_maria_Iranzo
Carcinomas

Provenientes de la alteración de las células epiteliales.

Icono_cancer_maria_Iranzo
Leucemias

Procedentes de las células hematopoyéticas. En las leucemias no existe tumoración, se afectan la sangre y la médula ósea.

Icono_cancer_maria_Iranzo
Sarcomas

Procedentes de la alteración de las células de tejidos conectivos (músculo, cartílago…)

Icono_cancer_maria_Iranzo
Linfomas

Procedentes de las células del sistema linfático, afectando a los linfocitos.

Efectos y síntomas

linea

  • A medida que el tumor aumenta de  tamaño, puede ejercer presión en los órganos, vasos sanguíneos y nervios cercanos, produciendo dolor y aumento de la presión sanguínea.
  • También puede crecer alrededor de la vía biliar y bloquear el flujo de bilis, produciendo ictericia.
  • Por otro lado,  las células cancerosas al crecer y multiplicarse de forma superior a lo normal necesitan grandes dosis de energía, la cual es obtenida a partir de la que el cuerpo utiliza para llevar a cabo las funciones normales. Esto producirá fiebre, cansancio extremo o pérdida de peso.
  • Además estas células malignas pueden secretar diversas sustancias. Por ejemplo, algunos cánceres del páncreas pueden liberar sustancias que causan coágulos sanguíneos en las venas de las piernas. Algunos cánceres de pulmón producen unas sustancias parecidas a las hormonas que aumentan los niveles de calcio en la sangre. Esto afecta a los nervios y a los músculos, causando que la persona sienta debilidad y mareos.
  • El cáncer también puede ocasionar que el sistema inmunológico reaccione acusando estos síntomas.

Otros síntomas más específicos de cada tipo de cáncer serían:

  • Cambios en la función de la vejiga (Dolor, sangrado, cambio en la frecuencia de orinar): Cáncer de vejiga o próstata.
  •  Estreñimiento, diarrea o cambio del tamaño de las heces: Cáncer de colon.
  • Llagas que no cicatrizan: Cáncer de piel o cáncer oral.
  • Manchas blancas en el interior de la lengua que no cicatrizan (Leucoplaquia): Cáncer oral.
  • Sangrado o secreción inusual: Cáncer de pulmón (sangrado al toser), cáncer de colon (sangrado en las heces), cáncer de vejiga o cáncer de riñón (sangrado en la orina), cáncer de cuello uterino (sangrado anormal por la vagina), cáncer de mama (sangrado por el pezón). Endurecimiento en cualquier parte del cuerpo: cáncer de mama o de testículos.
  • Indigestión o dificultad para tragar: Cáncer de estómago o de faringe.
  • Cambios en verrugas o lunares: Cáncer de piel.
  • Tos persistente o ronquera: Cáncer de pulmón o de tiroides.

 

Historia del cáncer

¿Es cierta la creencia de que el desarrollo del cáncer es debido a nuestro estilo de vida moderno? Posiblemente el acusado aumento de los casos si lo sea, pero no los inicios de esta enfermedad como tal. ¿Por qué? ATENTOS:

El primer caso de cáncer confirmado fue el de una mujer egipcia que vivió durante la VI dinastía (hacia el 2300 a.C.). El esqueleto fue recientemente hallado con la huella de la metástasis grabada en sus huesos. Aquella mujer de 34 años había sufrido, ya en esa época, un cáncer de mama.

Tratamientos del cáncer

linea

Queridos lectores, sabéis que mi deseo o mi propósito a más largo plazo es poder encontrar una cura definitiva para el cáncer.

¿Eso significa que no hay hoy en día tratamientos útiles?

No, evidentemente que los hay, sin embargo ninguno cura al 100% todos los tipos de cáncer y la mayoría presentan demasiados efectos secundarios. Veamos cómo están actualmente los tratamientos, y veamos si soy capaz de explicároslos para que los entendáis todos.

Actualmente hay los siguientes posibles tratamientos:

Cirugía

Consiste simplemente en entrar en un quirófano y que el cirujano extirpe el tumor y todo el tejido que lo rodea. La cirugía, como ya se ha comentado en el apartado de historia, es el tipo más antiguo de terapia contra esta enfermedad y, en la actualidad, sigue siendo un tratamiento eficaz para muchos tipos de cáncer. Es importante destacar también que la cirugía no solo tiene el objetivo de curar el cáncer si no que sus objetivos varían entre pacientes. Se utiliza para prevenir, diagnosticar, determinar la etapa y tratar el cáncer. Además también puede aliviar molestias o problemas relacionados con el cáncer.

¿Tiene efectos secundarios?

Sí. Todos los tratamientos contra el cáncer van a presentar algún tipo de efecto negativo. En este caso, la cirugía puede causar los siguientes:

  • Dolor Al despertarse de la anestesia es frecuente y normal sentir dolor, más o menos intenso, en la zona de la intervención.
  • Infección La herida causada para la cirugía puede infectarse y producir los síntomas normales de una infección.
  • Hemorragia Una hemorragia es la salida de sangre provocada por la ruptura de vasos sanguíneos (venas, arterias o capilares). Es una lesión que desencadena una pérdida de sangre, ya sea internamente o externamente, y dependiendo de su volumen puede originar diversas complicaciones. Puede ocurrir durante la intervención o tras ella.
  • Trombosis venosa profunda La trombosis venosa profunda, consiste en la formación de un coágulo sanguíneo en una vena profunda en el cuerpo. Generalmente, aparecen en las venas de las piernas. Son debidas a la inmovilidad durante un periodo más o menos largo de tiempo.

La aparición de otros efectos secundarios dependerá de la localización del tumor y de la extensión de la cirugía.

Radioterapia

La radioterapia es un tratamiento que usa altas dosis de radiación (rayos X, rayos gamma, rayos de electrones o rayos de protones) para destruir las células cancerosas y reducir los tumores. Es uno de los tratamientos más comunes contra el cáncer y es de carácter local, es decir, solo se aplica en la zona del tumor.

¿Tiene también efectos secundarios?

Sí, pero es necesario destacar que al ser un tratamiento local, los síntomas variarán en función de la zona irradiada, los más generales y comunes son:

  • Cansancio: El cansancio es la sensación de sentirse agotado física, mental y emocionalmente.
  • Problemas de piel: El área tratada de la piel puede sufrir rojeces, irritación, inflamación, la aparición de ampollas o incluso dar la sensación de que estuviera bronceada o quemada por el sol. Al cabo de unas semanas, puede que la piel se reseque, se vuelva escamosa, experimente picazón o que se despelleje. A esto se le denomina dermatitis por radiación.
  • Caída de Pelo: La radioterapia puede provocar la caída del cabello. ¿Pero, se cae el pelo de la cabeza completamente? No. Sólo se cae de la parte del cuerpo que está recibiendo el tratamiento. Por ejemplo, si recibe el tratamiento en la región de la cadera, no perderá el cabello de la cabeza, sino solo el posible vello corporal de esa zona.
  • Bajos recuentos sanguíneos En pocas ocasiones, la radioterapia puede causar que los niveles de glóbulos blancos y plaquetas disminuyan en sangre.
  • Problemas para comer:  La radiación en la cabeza, en el cuello, o en partes del sistema digestivo (como estómago o intestino) puede producir problemas para comer y para la posterior digestión. Por ejemplo, puede presentar llagas en la boca o garganta, náuseas, vómitos o pérdida del apetito. 

Quimioterapia

Pasemos quizás al más famoso de los tratamientos, todo el mundo ha odio hablar alguna vez de la quimioterapia, pero no tantos saben que es exactamente. Si os interesa, seguir leyendo:

La quimioterapia es una de las modalidades terapéuticas más empleadas en el tratamiento del cáncer y  engloba a una gran variedad de fármacos para destruir las células cancerosas.

Su objetivo es destruir las células que componen el tumor, con el fin de lograr la reducción de la enfermedad. A los fármacos empleados en este tipo de tratamiento se les denomina fármacos antineoplásicos o quimioterápicos.

Estos fármacos llegan prácticamente a todos los tejidos del organismo, y ahí es donde ejercen su acción, siendo sus células diana aquellas que tengan una alta tasa de multiplicación. ¿Cuál es  entonces el principal problema de la quimio? Que actuara sobre todas las células que se multipliquen rápidamente, ya sea sobre las malignas del tumor como sobre otras sanas. Debido a la acción de los medicamentos sobre estas últimas, pueden aparecer una serie de efectos secundarios.

En general, la quimioterapia actúa en la fase de división de la célula tumoral impidiendo su multiplicación, y destruyéndola. Con el tiempo, esto se traduce en una disminución o desaparición del tumor maligno.

Tiene efectos secundarios,¿verdad?

Así es, y no son precisamente pocos:

  • Náuseas y vómitos
  • Estreñimiento: Algunos fármacos pueden disminuir los movimientos intestinales favoreciendo la absorción del líquido de las heces, por lo que éstas se vuelven secas y duras, dando como resultado el estreñimiento.
  • Diarrea: Cuando la quimioterapia afecta a las células que recubren el intestino, el funcionamiento del mismo se puede ver alterado. Como consecuencia, el intestino pierde la capacidad de absorber el agua y los distintos nutrientes, dando lugar a una diarrea.
  • Alteración en el sabor de alimentos: La alteración del gusto durante el tratamiento con quimioterapia es un efecto secundario bastante frecuente.Se suele producir por daño directo de las papilas gustativas situadas en la lengua y el paladar. Los pacientes perciben una disminución en el sabor de determinadas comidas o un gusto metálico o amargo de las mismas, sobre todo con los alimentos ricos en proteínas como la carne y pescado.
  • Alteraciones en la mucosa de la boca: Las células de las mucosas se dividen de forma rápida, por lo que éstas son muy sensibles a los efectos de la quimioterapia, pudiendo aparecer alteraciones en la mucosa oral y del tubo digestivo superior.La alteración más frecuente de la mucosa de la boca durante el tratamiento es la mucositis. Dicha patología consiste en una inflamación de la boca acompañada de llagas o úlceras dolorosas, que en ocasiones pueden sangrar y sobreinfectarse.La boca es una zona del cuerpo con un nivel elevado de bacterias y hongos. Cuando la mucosa está alterada y se destruye, como ocurre en la mucositis, se infecta con facilidad dificultando su curación y favoreciendo el paso de bacterias a la sangre, pudiendo provocar infecciones, sobre todo si el paciente tiene las defensas disminuidas.
  • Descenso de globulos rojos, globulos blancos y plaquetas: La función principal de los glóbulos rojos es transportar el oxígeno desde los pulmones al resto del organismo. Cuando en  la sangre hay pocos glóbulos rojos, los distintos órganos no obtienen el oxígeno suficiente para funcionar correctamente. A esta situación se le denomina anemia y se acompaña de múltiples síntomas:
    • Debilidad
    • Cansancio
    • Sensación de falta de aire ante pequeños esfuerzos
    • Palpitaciones (aumento de la frecuencia cardiáca)
    • Mareos
    • Palidez de la piel y de las mucosas.

    Los leucocitos o glóbulos blancos son las células que nos defienden de los microorganismos capaces de provocar una infección, en el organismo.

    Con frecuencia, la quimioterapia disminuye el número de leucocitos en la sangre provocando una inmunodepresión. Cuando un paciente está inmunodeprimido tiene riesgo de padecer una infección, generalmente más grave que en el caso de una persona con las defensas normales.

    Las plaquetas son células producidas por la médula ósea que poseen un papel muy importante en la coagulación de la sangre. Se encargan de realizar un taponamiento (coágulo) y evitar la hemorragia en caso de una herida.

    Cuando la quimioterapia afecta a la médula ósea, el número total de plaquetas puede descender, por lo que aumenta el riesgo de hemorragia incluso ante mínimos traumatismos. De hecho, se pueden observar hematomas que han surgido espontáneamente.

  • Caída de cabello:Se produce por la acción de los distintos fármacos sobre el folículo piloso provocando una destrucción del mismo y, por tanto, la pérdida del pelo.
  • Alteraciones de piel y uñas: Es frecuente que durante el tratamiento con quimioterapia se presenten alteraciones, generalmente de poca importancia, en la piel y las uñas. Estas alteraciones consisten en la aparición de picor, eritema (color rojo de la piel), sequedad, y descamación. Las uñas se vuelven de coloración oscura, quebradizas, rompiéndose con facilidad y suelen aparecer bandas verticales en ellas.
  • Alteraciones neurológicas: Algunos fármacos que se emplean en el tratamiento de tumores pueden ser capaces de provocar lesiones en los nervios que llegan a los distintos órganos y miembros de nuestro cuerpo.Cuando esto ocurre, pueden aparecer síntomas como disminución de la sensibilidad, acorchamiento, hormigueos y sensación de pinchazos en las extremidades (brazos y piernas). Otros síntomas, que también pueden indicar alteración neurológica, son la pérdida de fuerza y destreza manual (por ejemplo, dificultad para abrocharte los botones).
  • Alteraciones cardíacas
  • Alteraciones en la vejiga urinaria: Determinados fármacos antineoplásicos pueden causar irritación de la vejiga (cistitis) provocando una serie de síntomas como escozor y dolor al orinar, sensación de necesidad urgente de orinar, sangre en la orina, etc.
  • Alteraciones en la sexualidad y la fertilidad: Determinados síntomas que aparecen durante el tratamiento con quimioterapia, como náuseas, vómitos, malestar, diarrea, mucositis, etc., disminuyen o hacen desaparecer el deseo y el apetito sexual. La alopecia puede disminuir la autoestima y afectar negativamente a la imagen corporal del enfermo, pudiendo ser una causa importante en la pérdida de interés sexual. Sin embargo, determinados fármacos empleados en el tratamiento oncológico pueden afectar a los órganos sexuales (ovarios en las mujeres y testículos en los varones) provocando una serie de síntomas que dependerán del sexo del paciente.
    • En la mujer:Los fármacos pueden afectar al funcionamiento del ovario, reduciendo la producción normal de hormonas sexuales femeninas, dando lugar a una serie de síntomas similares a una menopausia:
      • Irregularidades o desaparición de la menstruación (amenorrea).
      • Sequedad de los tejidos de la vagina por disminución en la lubricación, dificultando las relaciones sexuales.
      • Pérdida de elasticidad de la vagina.
      • Mayor riesgo de padecer infecciones urinarias.
    • En el varón:Aunque algunos fármacos puedan provocar lesiones neurológicas y alteraciones en la erección, en pocas ocasiones estas alteraciones son definitivas y suelen mejorar al finalizar el tratamiento.Un efecto frecuente asociado a la quimioterapia es la disminución en la producción de espermatozoides, que en algunos casos puede producir esterilidad temporal o permanente.

Inmunoterapia o bioterapia

Pasemos ahora a las terapias menos conocidas, hay más de las que os podéis imaginar y es muy interesante como funcionan:

La inmunoterapia, también denominada terapia biológica o bioterapia, es un tipo de tratamiento diseñado para estimular las defensas naturales del cuerpo con el objetivo de combatir el cáncer. Utiliza sustancias producidas por el cuerpo o fabricadas en un laboratorio para mejorar o restaurar la función del sistema inmunitario. La inmunoterapia puede funcionar de las siguientes maneras:

  • Al detener o retrasar el crecimiento de las células cancerosas.
  • Al impedir que el cáncer se disemine a otras partes del cuerpo.
  • Al ayudar al sistema inmunitario para que funcione mejor a la hora de destruir las células cancerosas.

Existen varios tipos de inmunoterapia, entre ellos están incluidos los siguientes:

  • Inmunoterapias no específicas: Interferones e interleuquinas.
  • Terapia con virus oncolíticos.
  • Terapia con células T.
  • Vacunas contra el cáncer.

Anticuerpos monoclonales

Cuando el sistema inmunitario del cuerpo detecta algo dañino, produce anticuerpos. Los anticuerpos son proteínas que combaten las infecciones. ¿Hasta aquí todo claro verdad?

Algunos anticuerpos monoclonales atacan a proteínas específicas producidas por las células cancerosas. Estos anticuerpos al unirse a ellas, “marcan” las células cancerosas para que el sistema inmunitario del cuerpo pueda reconocerlas y destruirlas más fácilmente.

Otros tipos de anticuerpos funcionan liberando los frenos del sistema inmunitario a fin de que este pueda destruir las células cancerosas. Los investigadores han identificado dos vías críticas para la capacidad del sistema inmunitario de controlar el crecimiento del cáncer. Muchos cánceres utilizan estas vías para evadir el sistema inmunitario del cuerpo. Si  las bloqueamos con la unión de anticuerpos específicos, se permitirá al sistema inmunitario del cuerpo responder al cáncer, pudiendo detener o desacelerar su crecimiento.

¿Tiene efectos secundarios?

Los efectos secundarios podrían incluir efectos similares a los de una reacción alérgica.

Inmunoterapias no específicas

Al igual que los anticuerpos monoclonales, las inmunoterapias no específicas también ayudan a que el sistema inmunitario destruya las células cancerosas. Las dos inmunoterapias no específicas que se usan con más frecuencia son las siguientes:

  • Los interferones ayudan al sistema inmunitario a combatir el cáncer y pueden desacelerar el crecimiento de las células cancerosas.

 Los efectos secundarios del tratamiento con interferón pueden incluir síntomas similares a los de gripe, un mayor riesgo de infecciones, erupciones cutáneas y cabello fino.

  • Las interleuquinas ayudan al sistema inmunitario a producir células para combatir el cáncer.

 Los efectos secundarios frecuentes del tratamiento incluyen aumento de peso y presión arterial baja, que pueden tratarse con otros medicamentos. Algunas personas también pueden experimentar síntomas similares a los de la gripe.

Terapia con células T

Las células T son un tipo de glóbulo blanco que pertenece al sistema inmunitario.

Para este tipo de inmunoterapia, se extraen algunas células T de la sangre del paciente. Luego, estas células se modifican en un laboratorio para que tengan proteínas específicas denominadas receptores. Estos receptores permiten que las células T reconozcan las células cancerosas y las destruyan.

Terapia con virus oncolíticos

La terapia con virus oncolíticos usa virus genéticamente modificados para matar células cancerosas. Primero, el médico inyecta un virus en el tumor. El virus ingresa en las células cancerosas y se reproduce. Como resultado, las células explotan y mueren. A medida que las células mueren, liberan sustancias específicas denominadas antígenos. Esto provoca que el sistema inmunitario del paciente se dirija a todas las células cancerosas del cuerpo que tengan esos mismos antígenos. El virus no ingresa en las células sanas.

Los efectos secundarios pueden incluir fatiga, fiebre, escalofríos, nauseas, dolor en el lugar de la inyección y algunos otros síntomas similares a los de la gripe.

Vacunas

Las vacunas ayudan a que el organismo reconozca las células cancerosas y active el sistema inmunitario para que las destruya. Hay varios tipos de vacunas contra el cáncer. Algunas contienen células cancerosas que han sido destruidas con radiación para que no puedan producir tumores nuevos. Otras contienen antígenos producidos en el laboratorio diseñados para unirse a las células cancerosas. Las vacunas contra el cáncer se utilizan para ayudar a que el organismo rechace los tumores o evite que reaparezcan.

La inmunoterapia también se puede englobar en el conjunto de terapias dirigidas.

Terapia Hormonal

La terapia hormonal es un tratamiento utilizado contra tumores sensibles a determinadas hormonas, ralentizando o deteniendo el crecimiento de los mismos. Esto es posible ya que se bloquea la capacidad del cuerpo para producir hormonas o se interfiere en su actividad. Como veremos más tarde, la terapia hormonal puede ser englobada, al igual que las inmunoterapias,  en el grupo de terapias dirigidas.

Transplante de células madre

Estos trasplantes son procedimientos que restauran las células madre que forman la sangre, en individuos donde dichas células fueron destruidas por dosis muy elevadas de quimioterapia o de radioterapia.

Terapia dirigida

Las terapias dirigidas contra el cáncer son fármacos que bloquean el crecimiento y la diseminación del cáncer, al interferir en moléculas específicas (“blancos moleculares”) que participan en el crecimiento, el avance y la diseminación de las células cancerosas. Se usan medicamentos u otras sustancias para identificar y combatir tipos específicos de células cancerosas.

Algunas terapias dirigidas impiden la acción de ciertas enzimas, proteínas u otras moléculas que participan en el crecimiento y diseminación de las células cancerosas. Otros tipos de terapia dirigida ayudan al sistema inmunitario a destruir las células cancerosas o a llevar sustancias tóxicas directamente a estas y destruirlas.

La terapia dirigida puede producir menos efectos secundarios que otros tipos de tratamiento del cáncer. La mayoría de terapias dirigidas son medicamentos de moléculas pequeñas o anticuerpos monoclonales.

Las terapias dirigidas son, en la actualidad, en donde se centra la mayor creación de fármacos contra el cáncer. Son la piedra angular de la medicina de precisión, una forma de medicina que usa información de los genes y proteínas de una persona para prevenir,diagnosticar y tratar enfermedades.

¿PERO SI SON FÁRMACOS IGUAL QUE LA QUIMIOTERAPIA, QUE DIFRENCIA HAY ENTRE AMBOS?

Las terapias dirigidas difieren de la quimioterapia en varios aspectos:

  • Las terapias dirigidas actúan en blancos moleculares específicos que están asociados con el cáncer, mientras que la mayoría de las quimioterapias actúan en todas las células que se dividen con rapidez, normales y cancerosas.
  • Las terapias dirigidas se eligen o diseñan deliberadamente para que actúen en sus blancos, mientras que muchas quimioterapias se identificaron porque destruyen células.
  • Las terapias dirigidas son con frecuencia citostáticas (es decir, bloquean la proliferaciónde las células tumorales), mientras que las sustancias ordinarias de quimioterapia son citotóxicas (es decir, destruyen células tumorales).

 

¿Qué tipos de terapias dirigidas hay disponibles?

Existen dos tipos principales de terapia dirigida:

Anticuerpos monoclonales.

Los fármacos denominados “anticuerpos monoclonales” bloquean un objetivo específico en la parte exterior de las células cancerosas, impidiendo su multiplicación.

Los anticuerpos monoclonales también pueden enviar sustancias tóxicas directamente a las células cancerosas. Por ejemplo, pueden ayudar a que la quimioterapia y la radiación lleguen mejor a las células cancerosas. Una vez que el anticuerpo se ha unido a la célula, la molécula tóxica que está conectada al anticuerpo es absorbida por la célula, lo que mata a esa célula.  La toxina no afectará a las células que les falta el blanco para el anticuerpo es decir, la gran mayoría de las células en el cuerpo.

Fármacos de moléculas pequeñas.

Pueden bloquear el proceso que ayuda a las células cancerosas a multiplicarse y diseminarse.

Los inhibidores de la angiogénesis son un ejemplo de este tipo de terapia dirigida. Estos fármacos impiden que el tejido de alrededor del tumor produzca vasos sanguíneos, es esto lo que se conoce como angiogénesis.

Un tumor necesita vasos sanguíneos para recibir nutrientes. Los nutrientes lo ayudan a crecer y diseminarse. Las terapias antiangiogénicas “privan de alimento” al tumor evitando que se desarrollen vasos sanguíneos nuevos.

Además, se pueden organizar según su función

Las terapias dirigidas también pueden clasificarse según su función. A medida que la investigación del cáncer avanza, el número de tipos aumenta. A continuación, se enumeran algunos tipos comunes de fármacos dirigidos.

  • Inhibidores de transducción de señales
    Los inhibidores de transducción de señales bloquean el proceso por el cual una célula responde a señales de su entorno. Durante este proceso, una vez que una célula recibe una señal específica, la señal se transmite dentro de la célula por una serie de reacciones que producen las respuestas apropiadas. En algunos cánceres, las células malignas se dividen continuamente sin ser impulsadas por factores externos de crecimiento. Los inhibidores de transducción de señales interfieren con esta señalización inapropiada.
  • Inductores de apoptosis
    Los inductores de la apoptosis hacen que las células cancerosas sufran un proceso de muerte celular controlada llamado apoptosis. La apoptosis es un método que el cuerpo usa para deshacerse de células innecesarias o anómalas, pero las células cancerosas tienen estrategias para evitar la apoptosis. Los inductores de la apoptosis pueden evadir estas estrategias para causar la muerte de las células cancerosas.
  • Inhibidores de la angiogénesis
    Los inhibidores de la angiogénesis bloquean la formación de vasos sanguíneos nuevos para los tumores. Un suministro de sangre es necesario para que los tumores crezcan porque provee el oxígeno y nutrientes.
    Algunas terapias dirigidas que inhiben la angiogénesis interfieren con la acción del factor de crecimiento endotelial vascular (VEGF), una sustancia que estimula la formación de nuevos vasos sanguíneos. Otros inhibidores de la angiogénesis se dirigen a otras moléculas que estimulan el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos.
  • Terapias hormonales
    Detienen la producción de hormonas del cuerpo que ciertos tipos de cáncer necesitan para sobrevivir.
  • Inmunoterapias
    Las inmunoterapias impulsan al sistema inmunitario para que destruya las células cancerosas.  Algunas inmunoterapias son anticuerpos monoclonales que reconocen moléculas específicas en la superficie de las células cancerosas. La unión del anticuerpo monoclonal a la molécula blanco resulta en la destrucción inmunitaria de células que expresan esa molécula “blanco”. Otros anticuerpos monoclonales se unen a ciertas células inmunitarias para ayudar a que estas células destruyan mejor las células cancerosas.
  • Conjugados de anticuerpo y fármaco
    Son medicamentos en los que un fármaco citotóxico o agente radioactivo está enlazado a un anticuerpo monoclonal, el cual actúa sobre las células cancerosas.
  • Moduladores de la expresión de genes
    Modifican la función de las proteínas que participan en el control de la expresión de los genes.

¡Te animo a que compartas conmigo cualquier duda!

 

maria@ mariairanzobiotec.com